Uruguay
26.04.2022

La Hoja de la Ticinese - Abril de 2022

                                                         LA HOJA DE LA TICINESE

 

                                                                                                                                                                                                      Abril 2022

Continuidad de “La Hoja”

En “La Hoja” de enero pasado la buena noticia era la incorporación de un nuevo socio que nos sorprendió, dada su corta edad, por su  entusiasmo en integrar un espacio con tanta historia. Bastián Izzi García es un soplo de aire nuevo para nuestra institución y simbólicamente anuncia que “La Hoja” se seguirá editando en el futuro.

         

Triste noticia

Lamentablemente debemos comunicar el fallecimiento de nuestra querida socia Delia “Bibi” Stella de Taccani.

Los Stella son originarios de Arogno (Ticino) y los padres de Bibí fueron socios muy activos de la Ticinese. Ese  lazo continuó en nuestra socia quien participaba entusiastamente de nuestras reuniones.

Cuando se enteró que volvíamos a nuestros encuentros estaba esperando ese próximo almuerzo de abril que no pudo ser.

Nuestras condolencias a su hija Diana, quien también participa activamente en nuestra institución.

 

Fleta un avión para traer refugiados ucranianos a Suiza

Después de varias décadas Europa está siendo testigo de otra catástrofe y Suiza no está al margen. A pesar de la crueldad de las guerras siempre surgen actos de solidaridad, entre ellos el de un ciudadano suizo que facilitó la salida de refugiados ucranianos.

El empresario suizo Guido Fluri se sintió tan conmovido por el desamparo de los ucranianos exiliados debido a la invasión rusa que fletó un avión para llevar a Suiza a 150 refugiados, sobre todo mujeres con bebés y niños discapacitados, que se encontraban en una situación muy precaria en Polonia. La Fundación Guido Fluri logró este traslado en colaboración con organizaciones privadas.

A su arribo a Suiza, la mayoría de los pasajeros fueron alojados en el antiguo hogar infantil de Mümliswil, donde él había vivido de niño y que hoy pertenece a la Fundación Guido Fluri.

Este empresario suizo pasó la mayor parte de su infancia en régimen de acogida. La historia de su vida ha marcado su labor humanitaria y política. La fundación que creó en 2010 es especialmente activa en el ámbito de la protección de la infancia.